Musica

martes, 13 de octubre de 2015

Imperios...... Marruecos.....




Introducción:



Los benimerins o marínides (del árabe بنو مرين, Bandoū marina o المرينيون, al-marīniyyūn) fueron una dinastía amazigh que sucedió los almohades en Marruecos, desde mediados del siglo XIII a principios del XV.




Historia:

El origen de los benimerins (Banu Marin o Beni Merin) o marínides estaba en la zona entre Figuig y Sigilmasa y eran bereberes del grupo zanata. La llegada de tribus árabes en el siglo XII obligó a las tribus marínides a subir al norte y se instalaron en las llanuras del oeste de Argelia. El 1195 participaron en el Andalus en la batalla de Alarcos junto a los almohades y después, a partir del 1214/1215 fueron aprovechando la ya iniciada descomposición del poder almohade para penetrar en sus zonas de pasto habitual donde empezaron a cobrar impuestos a las villas, obteniendo una respuesta ambigua de los almohades que a veces los combatieron y otros los toleraron, hasta que a mediados del siglo los almohades ya no podían resistir a la fuerza de los benimerins a las villas. La casa dinástica de la tribu, los Abd al-Hakk, comenzó su subida, proyectando reunificar el Magreb, tomando Tremecén el 1337 [1] y el 1.244 se apoderaron de Meknès, el 1248 de Haz, y el 1255 de Sigilmasa , conquistando finalmente Marraqeix el 1.269. En adelante su historia está dividida en dos fases, la primera de 1268 a 1358, de expansión militar y urbana, y de estabilidad política; y una segunda de 1358 a 1,465, de rotura de su poder político y militar, con regresión territorial y división interna.

Los benimerins intervinieron de manera decisiva en la política del reino Nassara de Granada, donde tenían un ejército permanente. Además, fueron un apoyo fundamental de la resistencia contra los reyes cristianos. Su objetivo estratégico en un principio, fue el de dominar el estrecho de Gibraltar para tener el control del comercio entre la Mediterránea y el Océano Atlántico. De esta manera, los benimerins entraron en el sur de la Península Ibérica, el 1224, para apoyar a los reyes granadinos, enfrentándose directamente con los cristianos. El enfrentamiento por el dominio del estrecho de Gibraltar se conoce como la Guerra del Estrecho, entregado entre Castilla, a veces con el apoyo naval de la Corona de Aragón, y la alianza Nassara-benimerines, entre 1,263 y 1,350 . Abu-Zayyan Y logró el levantamiento del asedio de Tremecén el 1306a.

Pese a que los castellanos obtuvieron victorias importantes como la conquista de Tarifa en 1.292 [3] y la de Gibraltar en 1308, las incursiones granadinas durante las minorías, la frustrada cruzada castellanoaragonesa de 1309 y el desastre de la Vega (1319), igualaron las fuerzas cristianas y musulmanas.

Sede de la universidad más antigua del mundo, la ciudad de Fez
Así pues la creciente amenaza Nassara-benimerí relanzó la guerra de reconquista entre 1327 y 1344. Hacia 1330, Granada se decantó por otra alianza con el sultán benimerí Abul-Hasan (1331 - 1351), dispuesto a una guerra abierta contra los cristianos. De esta manera, los benimerins llegaron a recuperar los puertos de Tarifa, Algeciras, Gibraltar (1333) y Rota. Alfonso XI de Castilla fortaleció Castilla durante las treguas y en 1339, juntó sus tropas con las de Pedro IV de Aragón y Alfonso IV de Portugal. En agosto de 1340, un gran ejército benimerí desembarcó en las costas ibéricas y sitió Tarifa (ahora en poder de los castellanos). El enfrentamiento definitivo tuvo lugar en la batalla del río Salado (30 de octubre de 1340), [4] donde las tropas castellanas y sus aliados, derrotaron al ejército Nassara-benimerí de Abu l-Hasan Ali y el Nassara Yússuf Y (1333 - 1354), los cuales tenían un ejército mucho más numeroso, pero peor armado y de inferior táctica. A costa de la moral recuperada, Alfonso XI conquistó Alcalá la Real (1341), derrotó los Nassara en la batalla del río Palmones el 1343 [5] y después de dos años de asedio tomar Algeciras en marzo de 1344. En 1.349 intentó conquistar en Gibraltar, pero murió de peste durante el asedio (marzo de 1350). Con sus victorias, Alfonso XI destruyó el último apoyo norteafricano de al-Ándalus. Desde mediados del siglo XIV, Granada quedó aislada del Magreb. El imperio benimerí fue desintegrándose lentamente a la muerte de Abul-Hasan, aunque permanecieron en la península hasta el 1.374.
Murallas Merinidas de Ceuta, que datan del siglo XIV

La primera ocupación marínides del territorio de los Abdalwadites se hizo el 1337 y duró unos diez años. Otra vez fue conquistada el 1352 hasta que el 1.359 Abú Hammu II, con apoyo Hafsides, los expulsó, pero su hijo Abu Taixufín II ocupó el poder con ayuda marínides y se mantuvo poco más que como vasallo , para luego dar apoyo a otros emires que llegaron al poder no siempre legítimamente.