Musica

lunes, 29 de diciembre de 2014

Dinastías Y Civilizaciones Relatos Cortos Relato Treintaidos: "Ceramicas Del Khabur" Hurritas...



La distribución era similar a los kurdos en la actualidad. 

Los hurritas habitaron en la antiguedad el vallle del rio khabur (norte de mesopotamia), y sus alrededores que conprenden los actuales sudeste de Turquia norte de Siria e Irak y noroeste de Iran. fundaron numerosos estados pero el de mayor relevancia es del de Mitani que fue una gran potencia en su época. 

Fuentes arqueologicas:

Los principales yacimientos se eencuentran en Siria, irak, y Turquia siendo ellos muy dificiles de investigar debido a la inestabilidad de la zona (Kurdistan), y la cercania de las fronteras y la construcion de una presa. 

Historia y origenes:

Se desconoce mucho sobre la historia de los hurritas, sobre todo su origen pero parece que al llegar al valle de khahue establecieron diferentes reinos, el reino de Mitani fue destruido por los hititas y los Asirios. Los origenes los origenes son contravertidos existen varias teorias las más comunes los identifican con oriundos de Anatolia oriental o la region de Kura Arexes. En la epìoca de Agade (220), se le atestiguan nombres Urritas en la sregiones del rio khahur lo que indica un movimiento de estos hacia los lugares que ocuparian con posteriodad. Podrian a ver sido acompañados por los armenios. 

La influencia indoeuropea: 

Los Hurritas no eran indoeuropeos o al menos no hablaban su lengua se llego a afirmar que estaban dominados por una aristocracia indoeuropea yu se apunta que el nonbre " mitani" podria ser una palabra irani. Aumque parerce que hubo contactos con los pueblos iranios que pudieron aprender la doma de caballos. 



Estados hurritas: 


Después de la caída del imperio de Agadé, los hurritas fundaron una serie de reinos entre los que destacan los siguientes:

Urkes

El primer estado hurrita atestiguado documentalmente es el creado en torno a la ciudad de Urkesh, que ya se encuentra registrado en documentos del 2100 a. C., procedentes de Ur. Urkesh no gozó de independencia durante mucho tiempo, ya que a comienzos del II milenio a. C. el reino amorreo de Mari impuso su dominio político sobre la zona. Además, los asirios fundaron algunas ciudades importantes en la zona durante el siglo XVIII a. C., lo que redujo aún más el margen de maniobra de Urkesh.

Alepo, Alalaḫ y Kizzuwadna

Desde Urkesh los hurritas se expandieron al oeste, y se convirtieron en el elemento cultural dominante en la zona. A partir de finales del siglo XVIII a. C. es posible encontrar referencias hurritas en Alepo, Alalakh y Kizzuwadna. Mientras que Alalakh y Alepo se enfrentaron continuamente con los hititas, siendo derrotados en tiempos de Mursili I (finales del siglo XVII a. C.), el reino de Kizzuwadna (que algunos historiadores traducen como ‘Tierra de los Hurritas’) se mantuvo independiente y como una potencia a considerar hasta el reinado del hitita Tudhaliya I/II (finales del siglo XV a. C.), que lo redujo a vasallaje. Aún reducido a vasallaje, Kizzuwadna conservo su independencia hasta la época de Suppiluliuma I (mediados del siglo XIV a. C.), que convirtió a Kizzuwadna en provincia hitita.

Mitani

A pesar de las derrotas a manos de los hititas, los hurritas continuaron su expansión y migración, esta vez hacia el sur. El saqueo de Babilonia a manos del rey hitita Mursili I y el consiguiente ascenso de una dinastía casita en esta ciudad, unido a un periodo de debilidad en Hatti tras el asesinato de Mursili, provocó un vacío de poder en el que apareció un nuevo reino hurrita, Mitani. A pesar de las derrotas iniciales a manos del faraón Tutmosis III, Mitani logró contener el avance egipcio y pronto se convirtió en una gran potencia durante el siglo XV y comienzos del siglo XIV a. C., llegando a saquear Assur. El ascenso del poder hitita bajo Suppiluliuma I (mediados del siglo XIV a. C.) arrebató a Mitani la mayoría de su territorio y lo redujo a un pequeño estado vasallo, que fue posteriormente incorporado a Asiria en la época de Salmanasar I.

Entre los vasallos de Mitani, hubo otros reinos hurritas de especial importancia; junto a los ya mencionados Alepo, Alalakh y, posiblemente, aunque durante un corto período, Kizzuwadna, cabe destacar el reino de Arrapha, centrado alrededor de la moderna Kirkuk, y que fue incorporado al imperio asirio durante el siglo XIV a. C.



Después de Mitani

Tras la conquista de Mitani, el carácter hurrita de los reinos de la zona no cambió, aunque estuvieron sometidos tanto a los hititas como a los asirios. Sin embargo, tras la caída del imperio hitita, desaparece la principal fuente documental sobre los hurritas, y no está claro que sucedió con ellos - parece que en la región, el idioma hurrita dejó de hablarse y fue sustituido por el arameo.

En la misma época aparece Urartu, un nuevo reino emparentado con los hurritas, pero que no era directamente descendiente de éstos, lo que puede observarse en su idioma, relacionado pero no heredero del hurrita.

Algunos historiadores creen que los hurritas pueden ser antepasados de los kurdos, y que es posible rastrear en éstos rasgos culturales de esta cultura. Aunque esta hipótesis es imposible, pues los kurdos son genéticamente arios-indoiranios, que hablan un idioma indoeuropeo relacionado con el iraní (pertenece a la familia de lenguas indoiranias), algo que parece ser opuesto al hurrita (que es diferente al indoeuropeo y al iraní-medo).

Cultura: 



La cultura hurrita es principalmente conocida a través de referencias en los textos de Mesopotamia y del Imperio hitita, donde los hurritas ejercieron una gran influencia (probablemente a través de Kizzuwadna). En documentos de todo Oriente Próximo se encuentran nombres hurritas, y estos documentos, junto a los restos arqueológicos, constituyen la principal fuente de conocimiento sobre la cultura hurrita.

La canción más antigua que se conserva, probablemente para ser tocada con acompañamiento de lira, es hurrita.


Elementos materiales: 


La cerámica hurrita fue famosa en la antigüedad, siendo muy cotizada en tierras lejanas como Egipto, hasta el punto de que en la actualidad, los distintos estilos de cerámica son la forma más sencilla de datar los yacimientos arqueológicos hurritas. Son especialmente famosos los restos que los arqueólogos llaman «de Nuzi» y «de Khabur». Junto a la cerámica, los hurritas destacaron por su habilidad metalúrgica, de tal modo que la mayoría de las palabras usadas por los sumerios para referirse a este arte son de origen hurrita; sin embargo, no han quedado muchos restos del trabajo en metal de los hurritas, aunque se supone semejante al de Urartu.
 
Pero si hay algo por lo que los hurritas son famosos es por la equitación; parece que un reino hurrita de Anatolia oriental, Isuwa, puede traducirse como ‘tierra de caballos’. Probablemente fueron los hurritas los que introdujeron los caballos en Oriente Próximo, tras haber adquirido el conocimiento de su doma de los iranos. Está atestiguado que otros pueblos, como los hititas, contrataron a hurritas para que les enseñaran el amaestramiento de caballos y su dominio para la guerra.



La cerámica hurrita fue famosa en la antigüedad, siendo muy cotizada en tierras lejanas como Egipto, hasta el punto de que en la actualidad, los distintos estilos de cerámica son la forma más sencilla de datar los yacimientos arqueológicos hurritas. Son especialmente famosos los restos que los arqueólogos llaman «de Nuzi» y «de Khabur». Junto a la cerámica, los hurritas destacaron por su habilidad metalúrgica, de tal modo que la mayoría de las palabras usadas por los sumerios para referirse a este arte son de origen hurrita; sin embargo, no han quedado muchos restos del trabajo en metal de los hurritas, aunque se supone semejante al de Urartu.




Pero si hay algo por lo que los hurritas son famosos es por la equitación; parece que un reino hurrita de Anatolia oriental, Isuwa, puede traducirse como ‘tierra de caballos’. Probablemente fueron los hurritas los que introdujeron los caballos en Oriente Próximo, tras haber adquirido el conocimiento de su doma de los iranos. Está atestiguado que otros pueblos, como los hititas, contrataron a hurritas para que les enseñaran el amaestramiento de caballos y su dominio para la guerra.