Musica

jueves, 9 de enero de 2014

El Grito En La Noche....1936: Santa Leocadia De Laviana....El Exilio


Esta blog lo he realizado en tres meses pues mucha documentación estaba en poder de la familia de mi abuela, y otra la tenía  yo, y muchas horas sentado con mi tía tata de 94 años  (así la llamamos) para que me fuera  recordando aquellos momentos vividos por mi abuela mis padres, y sus tías en el exilio como ella vivió y vivieron la contienda Española y aquella posguerra de hambre y miseria al final os dejo otro enlace de la posguerra.




Foto de la familia del Campo el Ferrero laviana de Gozón: Hermanos/as de mi abuela:
De arriba abajo Cristina, Hermina (cuñada), Socorro (sobrina), Elvira ( la madre de mi abuela), Palmira, pepe, y Maruja (sobrina)




 








Esta historia es real vivida por mi abuela durante la contienda española y el exilio de tres de sus hermanas en Francia: París y Toulouse.








                                 
En la foto mi abuela en una romería típica asturiana: de izquierda por arriba Emilia (abuela) Román hermano Manuel (mi abuelo) unos parroquianos al lado de mi abuela su sobrino Pepín de Román Generosa Román, Ángeles de clara, y  Clara Gervasia su madre.
                                                             
                                                           

Palmira
Quizás algunos de nosotros habremos oídos hablar a nuestros abuelos de la terrible guerra civil española y las consecuencias de aquel horror para muchos españoles. Lo que voy hoy a narrar aquí a mi manera fue como lo vivió mi abuela y como me lo contó ella de las pocas veces que hablaba,  pues su pena siempre fue mayor que su palabra de cómo vivieron ella y sus hermanos el exilio de Avelina, Lucia, y Chon  exiliadas en Francia esta historia arranca en una casa del campo el Ferrero en Laviana de Gozón y como, aquel grito con su partida rompió el silencio de Laviana.


 










Arriba Román (hermano) en la mili esta foto es de 1925








 






José Álvaro (sobrino de mi abuela primo de las exiliadas)



Lucia y su familia en Toulouse:


Nunca más volvieron  murieron en su exilio Francés,  Lucia, Avelina, y Chon ( a Avelina, y Lucia yo no las conocí nada más que por fotos), otra sin embargo Chon volvía todos los veranos a visitar a sus hermanos Pepe, Pacho, Román, Cristina,  Palmira, y Emilia (mi abuela), era la alegría de los veranos en el campo el Ferrero en su casa paterna y como no de mi abuela, como disfrutaba con Chon y su cuñado Fedi ( muy simpático que recuerdo yo,  siempre le decía a mi abuela, cuñada un huevo crudo y un anisete que risa le daba a mi abuela).



Os voy a hacer sentir como las balas de aquella maldita contienda silbaban  en las cabezas de muchos españoles y como mi abuela, mis padres y mi tía que aún vive ( 94 años) las sentían y corrían a esconderse.

 


















Un grito desgarrador  rompe el silencio de la noche, unas maletas raídas atadas con cuerda, poca ropa mucha hambre es el momento de pensar en el exilio (1936) es el momento de las despedidas, es el momento de la separación de sus hermanos  en el campo el Ferrero su pueblo natal.












El dolor de unos padres, y hermanos despidiéndose antes de la partida, los más pequeños se agarran al pantalón de sus padres como queriendo esconder la mirada.
Gritos lágrimas y remordimientos, angustia en el pecho, dolor en el corazón, todo eran preguntas no había respuestas, las únicas la de las balas que surcaban el aire y lo hacían irrespirable, confundían los sentimientos y los ideales políticos.















 
Los ojos no tenían color eran tan jóvenes, que no les dejaban elegir solo sabían del sufrimiento que conllevaba el ser de un bando u otro.

En aquellos días de contienda el odio acampaba en cualquier esquina, poco se podía esperar de unos y otros, solo una bala separaba el amor y el odio de una nación, de un pueblo, de una familia.

Poca ropa, y un futuro incierto con mucha hambre y mucho miedo, en una España imposible de respirar pues las hermanas  ya tenían en sus mentes la posibilidad  de morir en otro lugar.







Selección de algunos de los reversos de las fotos  enviadas por sus hermanas para Emilia y familia:

 
 




















Fotos de Chon en París



Chon en París
Las noticias que llegaban al pueblo de la guerra como casi en toda España, no eran muy alentadoras no presagiaban buenos momentos para  las hermanas de mi abuela (así me lo contó mi abuela el miedo que temían por el devenir de la batalla ), y todo por unos colores que estaban dividiendo a la nación.



La Francia socialista y libre que parecía bullir en sus cabezas, que según  sabían recibían a los Españoles que cruzaban la frontera en busca de otra vida obligados  por la España franquista y las ideologías encontradas.
Aquellas balas no cesaban en la España de estos hombres y mujeres, que  ya algunos habían huido atraves de los montes, y la frontera con el País vecino. Otros esperaban la oportunidad de poder coger un barco cercano que saliese en dirección a Francia.


Foto familiar en el campo el Ferrero lugar de nacimiento de mi abuela (casa motil apodo de la casa paternal):

Por la  izquierda  África mi tía, Joaquín, Lucia, Chon Toti, Isabel hija de un medico de Avilés amiga de la familia,Pilar, y Herminia (cuñada)

  

Joaquín, Toti, y La Nena así es como la llamaba mi abuela

Los hijos de Lucia (franceses) en diferentes fotos enviadas desde su exilio (ellos venían muchos veranos) casi toda la vida vivieron  como hijos de exiliados nunca perdieron el contacto eran puntuales a sus citas en el campo el Ferrero Joaquín y la Nena (así la llamábamos todos) eran  puntuales para ver sus tías, y primas.






Joaquín y Mateo





Así es como se empezó a fraguar la idea del exilio en las mentes de Avelina, Lucia, y Chon, en el campo el Ferrero Laviana de Gozón, una casa de agricultores que no querían ver correr la sangre por sus surcos.

En esta casa reinaba un grave silencio roto alguna vez por la carraca (avión que bombardeaba sobre Santa Leocadia, así me lo contó mi abuela, y lo vivieron mis padres y mi tía). Todos buscaban refugio como podían y lanzaban gritos al cielo de tanto dolor que llevaban, la muerte rondaba el pueblo.























Las fotos que se muestran aquí son las originales:

El temor a caer prisioneros marcaban sus vidas,  se levantaban  y se acostaban con el miedo ponían sus cabezas en la almohada, pero era un duerme velas temían miedo  hasta del silencio de la noche y las formas del silencio nocturno, aquel que a cualquier hora de la noche podía picar a tu puerta sabiendo que podían ser delatadas por el bando enemigo y caer en sus cárceles y nunca podrían alcanzar más la ansiada libertad que les ofrecía la amiga Francia.





















La despedida de Santa Leocadia en el campo el Ferrero el crucero del exilio:

Bocana de la ría de Avilés desde donde sale el barco que las lleva a Francia
La decisión estaba tomada en esta familia antes la libertad que la muerte, todos los miembros  se reunen padres, hermanos,  Avelina,  Lucia, y Chon se pasan los días contemplando el horizonte del mar la rasa de Xágo desde su casa,  ya es casi imposible aguantar más con el corazón encogido, hay que soltar los pantalones de sus padres (eran las más pequeñas), y los muelles de Avilés les esperan (es desde allí donde cogen ese crucero del exilio). Allí a solo seis kilómetros esta la" huida " llevan tiempo oteando los muelles desde el campo la iglesia en Laviana y ven como todos los dios parte algún barco con exiliados Asturianos ellas serán las siguientes.


Casa paterna de Avelina. Lucia, y Chon
Las lágrimas ya no se pueden reprimir más llega la hora, amparándose en las sombras de la noche se dirigen a los muelles Avilesinos aquellos que también conocen y llevan tiempo viéndolos junto a mi abuela,  es  la única salida para  librarse de la cárcel, aquello o la muerte "en vida" no sabían que era lo peor.


El temor a caer  prisioneras les das el ultimo empujón pues todos los frentes están cayendo en manos del ejército enemigo (los franquistas están tomando todas ciudades en toda España). El miedo al rechazo en la frontera, el egoísmo que se vivió en aquellos barcos, o en las fronteras entre miles de exiliados que querían competir por llegar los primeros, todo eso influyo,  como lo relata Chon después de muchos años, esa ansiedad de quien coge las maletas como ellas sin saber porque esos colores, y esos ideales les separaban de Santa Leocadia de Laviana (gozón Asturias)



Lucia con Manolo Solana su marido Joaquín la Nena y su nieto yacky
Las primeras noticias que recibe mi abuela  de sus hermanos datan del 1939 (el comienzo de las hostilidades en España son del 1936), son de lucia que esta exiliada en Toulouse, luego Lucia va enviando algunas cartas y las fotos de sus hijos.

Por lo que yo recuerdo nunca vi ninguna carta de Avelina se va sabiendo por Lucia que también viven muy cerca en Toulouse, sin embargo cosas del destino Chon vive en París. Atrás fueron quedando las lágrimas porque los ojos se habían vuelto a quedar sin ellas de tanto llorar, la despedida de sus hermanas y padres.

Nunca olvidaron las últimas imágenes que vieron de su laviana del alma aquellas que le quedaron en sus retinas cuando embarcaron en el crucero del exilio en los muelles de raíces del puerto Avilesino (desde ellos se ve laviana de gozón), porque allí vivieron los mejores años de su niñez en el campo el Ferrero, atrás dejaron el odio, y los ideales de unos y otros, solo les quedaba un vida nueva en un lugar desconocido para vivir el resto de su juventud.

Atrás también dejaron una posguerra muy dura que sus hermanos tuvieron que soportar el hambre de aquellos duros años, poca ropa mucha hambre, muchos resentimientos y sobre todo mucho odio de unos y otros, ninguno según que bando lo contara tenían la culpa  pero las balas seguían sobrevolando Santa Leocadia.













Los nietos del exilio en Francia Yacky:








Añadir leyenda




Yo el primero de pie y mi primo Yacky en las fiestas de Endasa Laviana con unos amigos del pueblo


Los veranos en el campo el Ferrero julio 1964:



Como sigue el orden:


Arriba en el carro Jesús, los niños, Miguel, Yacky, Manuel (yo), Pepe (casa gúela), Fedi marido de Chon aquilino (mi padre) , Pepín Román, todas mis primas y hermanas mías,



Agachadas:


Primera mi tía África, Benigna (cuñada mi abuela) Cristina, y mi madre con una hermana 








Subidos en el carrro Miguel. Yacky Hermia, Generosa Roman y chaqui marido de Chon
Siempre recuerdo las caras de alegría (que yo luego descubri el porque de ellas), cuando íbamos con mi abuela a la casa donde nacieron todos en el campo el Ferrero (esta muy cerca de donde vivo yo hoy) aquellos ojos de alegres y la cara de sonrisa que les veía a Pepe, Roman, Cristina, palmira, y mi abuela cuando estaba llegando el verano.



Puntualmente  Chon acudía a visitarnos
tuvieron que pasar unos cuantos años,  para que esto pudiera hacerse realidad y que aquel odio que dejo atrás fuera más respirable. Aquellos veranos para mi abuela y sus hermanos se les hacían cortos cuando llegaba Chon cargada de noticias de cómo vivían en Francia porque al principio lo pasaron muy mal, como recuerda en las cálidas tardes que nos  juntábamos todos en Laviana ( yo lo recuerdo hoy era casi un niño y para mi ver a mis primos era lo mejor Chaqui, su madre Carmen Guaco hijo de lucia), y sobre  todo ver las caras de felicidad de todos los hermanos compensaba las lágrimas derramadas con la partida del crucero del Exilio.








Algunas imágenes de aquel Exilio:






Los sentimientos encontrados, los colores de una  bandera que ellos no tuvieron la culpa que se rompiera en jirones de odio,  y sobre todo aquel grito desgarrador en la noche que se vivió en este pueblo Santa Leocadia de Laviana Gozón , que nunca se debió oír.






Manuel Iglesias y este blog  quieren  rendir un homenaje a mi abuela, y todos sus hermanos ya fallecidos, que supieron llevar con entereza aquellos momentos vividos en   Santa Leocadia de Laviana. Otros yacen en un campo santo que los acogió y les dio una nueva vida lejos del odio, ellos fueron las heroínas de mi historia y le quiero brindar ese cariño que siguen teniendo en sus sobrinas y primas en ASTURIAS.






Que desde estos muelles nunca más se escuche ese grito desgarrado que sesgo el silencio de la noche de Santa Leocadia de Laviana en Asturias en 1936.











Blog sobre la posguerra y guerra civil (enlace)

http://iconoadnspain08.blogspot.com.es/2013/07/robando-uvas-por-la-noche-19361939.html