Musica

martes, 10 de septiembre de 2013

Una Estrategia Sencilla....



Una estrategia sencilla para superar el hábito de preocuparse consiste en programar determinados momentos para hacerlo, lo que llamo << pausas para preocuparse >> . Si nos enfrentamos a una dificultad, es fácil que pasemos todas las horas de día concentrándonos en ella. En lugar de ello, programa momentos fijos para preocuparte, por ejemplo, media hora al día cada tarde. Durante esta sesión de preocupación, puedes permitirte abordar tus problemas y dar vueltas a tus dificultades. Pero una vez concluya ese periodo entrénate  para dejar los problemas atrás y hacer algo más productivo, como pasear en un entorno natural, leer un libro que te inspire o tener una conversación íntima o sincera con alguien a quien quieras mucho. Si durante otros momentos de día sientes necesidad de preocuparte, anota lo que te inquieta en un blog de notas que podrías llevarte a la siguiente sesión dedicada a la preocupación. Esta técnica, sencilla pero poderosa, te ayudará a reducir gradualmente  la cantidad  de tiempo que  pasa preocupándote, y al final erradicara para siempre ese hábito.